Arxius mensuals: febrer de 2011

SOPAR SOLIDARI 2011


Anuncis

EL PARC DE CÚIPER I LA VIA PARC NORD EN EL MATEIX SAC


El que hauria d’haver sigut un dia d’alegria perquè per fi comencen les obres del reclamat parc de Cúiper, tot i que amb un tufo un poc electoralista, acabà convertint-se en un despropòsit: el director general Sr. Ferrer vingué a anunciar que la Generalitat aprovarà prompte la Via Parc Nord o antic corredor comarcal.  I ho va fer just a Cúiper, que quedarà pegat a una autovia i que vorà desaparéixer moltes fanecades d’horta pel nus de comunicacions previst a l’enllaç amb la V-21. Igual les declaracions de l’alcalde de Montcada, Sr. Medina, un dels dirigents comarcals del partit, tenen alguna cosa a vore. En  fi, que a Hèctor Bueno, l’alcalde de Foios, qui s’ha pronunciat també a favor del corredor però no tan obertament, li amargaren un poquet el seu dia de glòria a Cúiper.

 EL PERIÒDIC.COM, 17/02/2011.

Ismael Ferrer anuncia la próxima aprobación del proyecto de la Vía Parque Norte

  • El director general asiste al inicio de las obras del nuevo parque El Pi de Cuiper en Foios
  • El parque de Cuiper dispondrá de espacios diferenciados dirigidos al desarrollo de la salud y del deporte
  • Infraestructuras invierte 17,4 millones en la comarca de l´Horta Nord distribuidos en 29 actuaciones

L'alcalde de Foios Héctor Bueno i el director general d'Obres Públiques de la Generalitat Ismael Ferrer

El director general de Obras Públicas, Ismael Ferrer, ha anunciado que la Conselleria de Infraestructuras y Transporte está ultimando la aprobación del proyecto de la Vía Parque Norte que comunica la ronda norte de Valencia con la V-21 a la altura de Foios.Ismael Ferrer ha realizado estas declaraciones durante el inicio de las obras del nuevo parque El Pi de Cuiper, en el término municipal de Foios, que están incluidas en el Plan Confianza impulsado por la Generalitat y cuentan con un presupuesto de 490.366 euros.

El director ha aprovechado su visita a Foios para explicar la situación de la Vía Parque Norte, donde ha comentado que dentro de unas semanas se pueda aprobar y presentar el proyecto a los ayuntamientos afectados.

La Vía Parque Norte de Valencia estará formada por una vía de doble calzada, una mediana ancha y pasos inferiores. Asimismo, se diseñará una acera peatonal y un carril bici con arbolado y alumbrado y en los puntos más significativos se crearán unos miradores.

Respecto a las obras que hoy se han iniciado en Cuiper, Ferrer ha resaltado que la construcción de un nuevo parque en esta pedanía de Foios va a crear un punto encuentro para sus vecinos. “Gracias al Plan Confianza los habitantes de Cuiper podrán disfrutar de esta reivindicada infraestructura”, ha explicado.

En este sentido, Ferrer ha destacado que las obras contempladas en el Plan Confianza a ejecutar por la Conselleria de Infraestructuras y Transporte en l´Horta Nord suponen una inversión de 17,4 millones de euros repartidos en 29 actuaciones. Sólo en Foios, la Generalitat va a destinar 1,3 millones.

Descripción de la obra

El parque El Pi de Cuiper, con una superficie de 1.776 metros cuadrados, dispondrá de espacios bien diferenciados dirigidos al desarrollo de la salud y del deporte, por lo que se construirá una pista multiusos con gradas y vestuarios, un área de juegos infantiles, una zona de juegos de mesa, un circuito de rehabilitación y una petanca. Además, se va a construir una caseta de información del Ayuntamiento de Foios.

Para crear un espacio seguro se cercará la zona infantil y la pista multideporte con vallas de madera, que se pavimentarán con suelo de caucho y suelo sintético respectivamente. Respecto al circuito de rehabilitación, estará compuesto por cuatro elementos para ejercitar los hombros, la espalda y las piernas.

Además se instalará alumbrado público, mobiliario urbano y jardinería con césped y especies autóctonas. A su vez, se colocará una red de evacuación de aguas de tipo separativo para evacuar las aguas pluviales y residuales de forma independiente y se conectará la red de agua potable a las tuberías existentes en la calle situada al este del parque.

HORTANOTICIAS, 17/02/2011.

La construcción de los 1.800 metros cuadrados del nuevo Parc El Pi acaba con una histórica reivindicación de Cuiper

Ya se ha puesto en marcha una de las obras más esperadas por los vecinos del barrio de Cuiper, en Foios, que dejará de ser una promesa para convertirse en realidad. Se trata del esperado Parc El Pi de Cuiper, que con sus casi 1.800 metros cuadrados se convertirá en un amplio espacio público y multifuncional apto para todas las edades en una pedanía que cuenta con 225 vecinos.

En el inicio de las obras del proyecto, han estado presentes el director de general de Obras Públicas, Ismael Ferrer, el alcalde de Foios, Héctor Bueno, así como otros miembros de la corporación municipal. Según Bueno, “con esta nueva infraestructura se atiende una demanda histórica de los vecinos de Cuiper que en poco tiempo han visto como en sus calles se realizaban importantes inversiones con una única finalidad, mejorar su bienestar y calidad de vida”. 

El objetivo del Ayuntamiento de Foios con la construcción de este nuevo espacio es satisfacer una demanda histórica de Cuiper y ofrecer un espacio de esparcimiento y recreo necesario en todas las sociedades de hoy en día. El Parc de Cuiper cuenta con una inversión de 490.366,72 euros, que se enmarcan dentro del Plan de Confiaza impulsado por la Generalitat.

El parque dispondrá de diferentes espacios diferenciados dirigidos al desarrollo de la salud y del deporte, por lo que se construirá una pista multiusos con gradas y vestuarios, un área de juegos infantiles, una zona de juegos de mesa, un circuito de rehabilitación y una petanca. Además, se va a construir una caseta de información del Ayuntamiento de Foios que servirá para ayudar a los ciudadanos que lo necesiten.

Para crear un espacio seguro se cercará la zona infantil y la pista multideporte con vallas de madera, que se pavimentarán con suelo de caucho y suelo sintético respectivamente. Respecto al circuito de rehabilitación, estará compuesto por cuatro elementos para ejercitar los hombros, la espalda y las piernas.

En lo referente a los servicios básicos, se instalará alumbrado público, mobiliario urbano y jardinería con césped y especies autóctonas. A su vez, se colocará una red de evacuación de aguas de tipo separativo para evacuar las aguas pluviales y residuales de forma independiente y se conectará la red de agua potable a las tuberías existentes en la calle situada al este del parque.

Con esta nueva inversión, la pedanía de Cuiper ha visto como se ha puesto en marcha uno de sus proyectos más esperados. Así, el nuevo parque se suma a otra inversión del Ayuntamiento de Foios como es el nuevo alcantarillado.

Medina solicita apoyo a Rus para reclamar ante la Generalitat la “tan necesaria” vía Parc Nord

El alcalde de Moncada, Juan José Medina, aprovechó la inauguración oficial de las obras de la carretera CV-315 que une Valencia y Náquera, para reivindicar ante el presidente de la Diputación, Alfonso Rus, la creación de la vía Parc Nord “para la distribución del tráfico rodado que tan necesario es tanto para poblaciones como Rocafort, Massarrojos o Moncada”.

El acto presidido por Rus, el diputado de Carreteras, Enrique Crespo, y el vicepresidente de la Diputación y alcalde de Moncada sirvió para que Medina solicitará al presidente de la Diputación apoyo para reivindicar la vía comarcal ante la Generalitat. 

El acto, al que también acudieron el rector del CEU Jose María Díaz y Pérez de Lastra y la Vicerrectora de Relaciones Institucionales ,Pilar Paricio , sirvió para abrir oficialmente esta carretera abierta al tráfico en septiembre, tras tres meses de obras, y en la que se invirtieron 539.978 euros.

Medina recordó que se trata de una zona que es muy transitada y que se encontraba en un estado muy deteriorado siendo una reivindicación su remodelación por los usuarios diarios de dicho tramo.

En este sentido el alcalde de Moncada explicó que la CV-315 estará totalmente acondicionada con la próxima construcción de una rotonda en el barrio de San Isidro, que proporcionará un acceso más seguro al Polígono Moncada II y ayudará a regular la amplia afluencia de tráfico, dando más seguridad a los vecinos del Barrio de San Isidro de Benagéber.

Medina ha pedido “que la carretera se realice desde Alfara hasta San Isidro de Benagéber por los márgenes del Barranco de Carraixet”, propuesta que tiene el compromiso del Diputado de carreteras Enrique Crespo ya que hay un estudio hecho ya por parte del área de carreteras de la Diputación de Valencia.

EL CORREDOR MEDITERRANI S’INCLOU AL PACTE SOCIAL GOVERN-PATRONAL-SINDICATS


El corredor mediterráneo se cuela en el acuerdo social con sindicatos y patronal

Fomento asegura que se incluye como prueba de la apuesta del Gobierno por el eje ferroviario

 LAURA BALLESTER VALENCIA

Govern, patronal i sindicats signaren l'Acord sobre Política Industrial, Política Energética i Política d'Innovació el passat 2 de febrer.

El pacto entre el Gobierno, los sindicatos y la patronal firmado la semana pasada en la Moncloa in?cluía una inesperada sorpresa para los intereses valencianos. En el “Acuerdo sobre Política Industrial, Política Energética y Política de Innovación” suscrito entre los agentes sociales se cita expresamente al corredor mediterráneo como un “eje transversal con carácter vertebrador” al que el Gobierno quiere dar “prioridad”, según revela el profesor de Geografía de la Universitat de València, Josep Vicent Boira, y refleja el texto del acuerdo. La apuesta del eje mediterráneo se incluye dentro de la “necesidad de actualizar el PEIT” (Plan Estratégico de Intraestructuras del Transporte 2005-2020), como admite el acuerdo.
Desde Fomento aseguran que la mención expresa al eje ferroviario demuestra “el interés del Gobierno por esta infraestructura y la firme decisión de proponerlo como eje prioritario en la revisión en marcha de la Red Transeuropea de Transporte”. Pero las cosas de palacio van despacio. El PEIT debería haberse revisado en 2009, según preveía el mismo plan, aunque los ajustes económicos han ralentizado el proceso. El Gobierno espera ahora a que se apruebe la Ley de Economía Sostenible (aún en el Parlamento) para revisar el PEIT “al año de la entrada en vigor” de la nueva ley. Va para largo. La revisión del PEIT es necesaria porque no contempla el eje mediterráneo con entidad propia y, de hecho, no prevé duplicar la vía en el tramo Castelló-Tarragona. Fomento enmendó este error al adjudicar en diciembre de 2009 la redacción de un estudio informativo entre ambas ciudades que deberá estar acabado a finales de 2011.

Tres consensos sobre el corredor mediterráneo

Josep Vicent Boira.
 

El professor Josep-Vicent Boira també ve reclamant este eix des de fa temps

Los valencianos tenemos un defecto: nos ha asustado históricamente el consenso, tal vez porqué a lo largo de nuestra historia reciente, hemos tenido pocos elementos de cohesión y acuerdo. Pero ahora tenemos un objetivo común reforzado por un triple consenso que no debemos dejar pasar: el corredor ferroviario como manifestación de la potencia del eje mediterráneo.
Primer consenso. Las fuerzas políticas valencianas (desde el Partido Popular hasta el Bloc), las asociaciones empresariales (AVE, Cierval y CEV), el gobierno de Francisco Camps y la oposición, así como las cámaras de comercio y las universidades se han puesto de acuerdo en que el corredor mediterráneo es imprescindible para el futuro de la economía valenciana y se han puesto de acuerdo, además, para reclamar al Ministerio de Fomento que este proyecto se ejecute en tiempo y forma.
Segundo consenso. Si no ha sido fácil llegar a acuerdos dentro de nuestra sociedad, no lo ha sido menos exteriormente. Por ejemplo, Valencia y Cataluña no han tenido relaciones fáciles, pero ahora se está tratando de normalizarlas desde planos de igualdad, cortesía y respeto. Y con un toque de inteligencia: allá donde se den campos de bien común, de beneficio compartido, sería irresponsable no llegar a acuerdos. Y el corredor mediterráneo es uno de esos campos.
Tercer consenso. Por último hay un marco español de concertación. El “Acuerdo Social y Económico para el crecimiento, el empleo y la garantía de las pensiones” firmado el 2 de febrero de 2011 por UGT, CC OO, CEOE, Cepyme y el gobierno del presidente Rodríguez Zapatero recoge textualmente en su página 28 la necesidad de “actualizar el PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras del Transporte) para garantizar la coordinación de las actuaciones en los diferentes modos de transporte reforzando el papel que éste tiene para mejorar la competitividad de la economía, dando prioridad a la finalización de ejes transversales que tienen carácter vertebrador, como el corredor del Mediterráneo y las declaradas como prioritarias por la UE y el reequilibrio modal”. El corredor mediterráneo es la única infraestructura mencionada por su nombre recogida en este histórico acuerdo.
Ahora que tenemos consensos interiores y exteriores, no sería nada inteligente dispararnos en el pie con viejas rencillas internas y externas. El objetivo es claro: la pelota está en Madrid. En el 2003 la pelota estaba ya allí con Álvarez Cascos y en el 2011 la pelota vuelve a estar en esa ciudad esta vez con José Blanco. El ministro de Fomento es quien deberá demostrar el próximo 3 de marzo que el estudio técnico y la financiación de la obra está a la altura de la importancia de este corredor mediterráneo. No nos engañemos: si un peligro nos acecha es la visión exclusivamente radial de las infraestructuras españolas. El corredor mediterráneo no es incompatible con la línea AVE Madrid-Valencia. Al contrario. El puerto de Valencia sólo alcanzará su potencial total cuando se sitúe en el vértice logístico que parte hacia el centro peninsular y hacia el norte, hacia el corazón de Europa. De la misma opinión son las empresas Ford, Nissan y Seat.
El objetivo debe ser claro: aprovechar los tres consensos para obtener una reivindicación ya planteada en los años veinte del siglo pasado. El tema del eje mediterráneo y de sus infraestructuras es uno de los pocos temas en el que casi todos los valencianos y muchos catalanes (y también bastantes murcianos, almerienses y granadinos) estamos de acuerdo. ¿Podría trabajarse con discreción y voluntad integradora en un tema en el que el beneficio para todos los implicados sería mutuo? El corredor ferroviario nos acerca a nuestros vecinos: es uno de los pocos asuntos sobre el que se puede hablar en pie de igualdad, uno de los pocos objetivos claramente interpartidistas dentro de la agenda interregional mediterránea española. Ahora que tenemos al fin tres grandes consensos, intraregional, interregional y estatal, trabajemos seriamente de cara al 3 de marzo en Barcelona, donde se presentará el estudio del ministro Blanco, y también de cara a la próxima revisión de los proyectos transeuropeos prioritarios en Bruselas sin ofrecer la más mínima la imagen de división interna o de suspicacia sobre nuestros aliados.
Seamos serios. Estamos a punto de lograrlo y con las cosas de comer no se debe frivolizar.

LA REPRESSIÓ FRANQUISTA I LA MEMÒRIA DE MATÍES GIMENO ORTS “MASIANO”


La Guerra Civil i la posterior dictadura franquista comportaren milers de drames personals i familiars i moltes injustícies. Una familia de Foios ha trobat per fi la veritat del que li va passar a un dels seus membres, Batiste Garcia Sales, perquè Matíes Gimeno Orts, a qui a Roca i Cúiper coneixem tots com Masiano, ha donat testimoni del que va passar realment. La Llei de Memòria Històrica, que, incomprensiblement encara, tant molesta a la dreta, permetrà un reconeixement encara que siga mínim a este soldat que va morir per l’odi il·limitat d’un brigada cap als valencians, ja que els valencians vam resistir durant la guerra més que ningú i vàrem ser dels últims en caure en mans de les tropes franquistes.

EL PAÍS, 06/02/2011.

El día en que Matías Gimeno decidió contarlo todo

Un testigo ocular revela que el soldado Juan Bautista García Sales, muerto en 1944 en Ceuta, a los 22 años, no falleció de apendicitis como se le comunicó a la familia de la víctima, sino por la agresión de un mando que acosaba a los reclutas por “rojos”

“Era una injusticia muy grande y no se podía hacer nada. La dictadura era un muro inmenso”

“El brigada Tejido le golpeó en la cabeza y empezó a echar sangre por la boca y los oídos. Lo reventó”

MIQUEL ALBEROLA 06/02/2011

Matías Gimeno Orts, rodeado por familiares de Juan Bautista García Sales, sostiene la foto de la víctima a la derecha y la suya, a la izquierda.- JESÚS CISCAR

Ceuta, año 1944. Ser soldado y valenciano en el primer Batallón de Autos de Marruecos era un combinado fatídico. Al general Franco se le había atragantado Valencia. No solo había sido capital de la República entre noviembre de 1936 y octubre de 1937, sino que también había retrasado el avance de sus tropas. La toma de la ciudad llevó ocho meses más de lo que habían calculado sus estrategas. El brigada Tejido, destinado en este batallón, no lo olvidaba. Y descargaba todo su rencor sobre el grupo de valencianos bajo sus órdenes: “¡Rojos de mierda!”, hijos de puta, ¡qué guerra nos habéis dado!”, vociferaba a menudo, henchido de ansiedad.

Bajo aquella presión, el 18 de septiembre de 1944, el soldado Juan Bautista García Sales, de Foios, un pequeño pueblo de la huerta de Valencia, cometió el error de confundir el paso durante la instrucción que realizaba en la explanada del puerto de Ceuta. Y lo pagó con su vida, tras una agonía de 11 días en el hospital militar. El Ejército echó tierra sobre el asunto: comunicó a la familia que había fallecido como consecuencia de una peritonitis derivada de una apendicitis.

Uno de sus compañeros, Matías Gimeno Orts, de Roca, la vecina pedanía de Meliana (Valencia), recibió un permiso de 11 días con el encargo de entregar a la familia del fallecido su ropa y pertenencias. Era su mejor amigo. Batiste, como era conocido por familiares y amigos, había muerto con la cabeza sobre su brazo el día de San Miguel (29 de septiembre) a las siete y media de la tarde, dos días después de haber cumplido 22 años. Matías presenció lo ocurrido y casi 67 años después todavía no ha podido olvidarlo. Ahora tiene 88. Es un labrador retirado que vive el último tramo de su vida rodeado de jaulas con jilgueros, pardillos y verderones, y no quiere morir sin que se sepa la verdad sobre la muerte de Batiste, a quien define como “una bellísima persona”.

“Me acuerdo como si lo estuviera viendo”, rememora, y se levanta de la silla y lo representa con vehemencia. “Estábamos haciendo instrucción. Éramos unos 200 o 250. Íbamos en fila de a tres. Él iba en la fila del medio, delante de mí. Se equivocó en el paso y pisó al de delante. El brigada Tejido [no recuerda su nombre de pila] lo sacó de la fila: ‘¡Alto! ¡Tú, salte de la formación! ¡Ponte firme!’. Le golpeó en la cabeza y empezó a echar sangre por la boca y los oídos. Lo reventó. Nos tenía ojeriza a los valencianos porque veníamos de zona republicana. Había terminado la guerra y aquí éramos rojos. Nos insultaba constantemente”.

Matías lo estuvo visitando en la cama número 83 del hospital hasta el momento de su muerte. Ese día recibió un recado desde el hospital: “Si quieres ver a Bautista vivo, ven, que está muy malito”. A los parientes se les recomendó que mejor no fueran a verlo. Los compañeros pasaron la gorra y pagaron un nicho en el cementerio de Santa Catalina, en el monte Hacho de Ceuta, del que cinco años después, sin aviso, fue exhumado y trasladado a una fosa. Desde entonces reposan allí sus restos con la silueta del Peñón de Gibraltar recortada sobre el mar.

El hombre que lo presenció todo continúa recordando. Cómo vació la taquilla de Batiste, cómo lo metió todo en el macuto. Tras tres tortuosos días de viaje, entregó sus cosas a la madre, entre las que había una pluma estilográfica con la que había escrito la dedicatoria de una fotografía vestido de militar, que mandó a unos amigos. Le abrió la puerta Honorato, un niño de seis años, que estaba con su abuela y su madre, Mercedes, una de las hermanas de Batiste. “Cuando entré en su casa había dos mujeres lavando en un barreño grande. Una de ellas era su madre, Amparo. Me preguntó cómo había sido y yo le dije que del apéndice. Hasta que no terminé el servicio militar y no tuve nada que ver con el cuartel no le dije que en el papel habían puesto una mentirola. Entonces conté la verdad a algunos familiares”, refiere. Pero su madre se lo calló.

Batiste había estado de permiso en Foios un mes antes de morir, por las fiestas del pueblo. Hacía 11 meses que había salido de allí para cumplir el servicio militar. “Era muy guapo” y hacía muy poco que había reñido con su novia, “una chica de Massalfassar”, recuerda su hermana, Rosario García Sales, de 90 años. Ella lo había acompañado a la estación del Norte de Valencia. “Se iba contento. Era muy buena persona”, evoca. “Nos dijeron muchas mentiras. Que estaba muy mal, grave. Luego, dos días antes de morir, que había mejorado. Dijeron que había muerto de una apendicitis, que había tirado un gusano muy largo…”, relata postrada en un sillón con las piernas en alto en su casa de Foios. El cura les trajo la mala noticia y les contó que había tenido “muy buen entierro”. “Mi madre se quedó casi ciega de llorar durante tres meses. Se le cayeron las pestañas. Nos hacía mucha falta porque mi padre había muerto. Éramos siete mujeres y tres hombres, pero él era el único que cobraba un sueldo todos los meses”, justifica.

Batiste trabajaba de mecánico en Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE) y ayudaba a sus dos hermanos en el campo. Su padre, Miguel, republicano; su madre, Amparo, muy católica. “Eran la noche y el día”, describe la hermana. Aunque el ambiente en los talleres de FEVE estaba muy politizado durante la guerra, Batiste no había militado en ningún partido ni sindicato: “Era muy joven, no se había metido en nada”. Rosario no supo la verdad sobre la muerte de su hermano hasta que al cabo de varios años se lo reveló su marido, Tonet Palau. Él, que había sido teniente en el ejército republicano y tras la guerra hizo trabajos forzados en el Valle de los Caídos, había sido informado por Matías y otros tres compañeros de Batiste. Pero su mujer no quería saberlo: “No me lo vuelvas a decir, mi hermano está muerto y no quiero saberlo”, le espetaba cada vez que trataba de contárselo.

Tampoco quería saber nada su hermano Vicente, cinco años menor que Batiste, que cambiaba de acera cuando veía por la calle a Matías. “Mi padre rehuía la verdad porque no podía hacer nada”, explica su hijo, Vicent García Devís. “Era una injusticia muy grande y no se podía hacer nada. La dictadura era un muro inmenso. España estaba gobernada por militares y los fusilamientos estaban a la orden del día. Además, era una familia sin recursos, que no hablaba apenas en castellano, sin contactos… No habían podido ir ni al entierro. Ceuta estaba muy lejos. Había que ir en tren hasta Alcázar de San Juan, después hasta Cádiz, luego coger un barco a Ceuta… ¡Era más difícil que ir hoy a Birmania! La familia se quedó con la versión oficial, que era la más feliz”.

Pero con la llegada de la democracia, su padre le contó la verdad: “Me transmitió ese malestar, que es como una herida sin cerrar, y sentí que tenía que hacer algo”. Hace 21 años, Vicent acudió al Ayuntamiento de Ceuta, consiguió una fotocopia del libro de defunciones y averiguó en qué nicho había sido enterrado su tío. Iba con el propósito de recuperar sus restos para llevarlos al cementerio de Foios e inhumarlos junto a los de sus abuelos. “Me los habría traído en una caja de zapatos si hubiese podido”, se sincera. Pero se encontró con que el nicho estaba ocupado por los restos de otra persona: “Por lo visto, los amigos, que debían de tener muy poco dinero, adquirieron una concesión de uso de solo cinco años, pero ni preguntaron a la familia si la quería renovar”. Tras una investigación posterior descubrió que sus restos, “en solo tres minutos”, habían sido retirados del nicho y depositados en la fosa del patio número cinco. “Lo primero que hice fue llevarle un ramo de flores, el primero que podía ofrecerle la familia después de tantos años. Tomé una fotografía y la mostré a mis parientes”, se emociona.

Vicent se sentía impulsado a hacer lo posible para reparar la memoria de su tío. Siguió haciendo investigaciones, “siempre sin decir para qué quería la información, ya que en el ámbito militar todo va gota a gota y siempre te dan lo mínimo”. Así obtuvo el expediente personal de Batiste del Archivo Intermedio Militar de Ceuta, con el documento que el jefe del Batallón de Autos de Marruecos mandó a la Guardia Civil para que, dos días antes de su fallecimiento, comunicara a la familia que el soldado “se encuentra mejorando de la enfermedad que padece”. Y encontró el expediente del hospital militar, cuyo resumen histórico detalla que el soldado ingresó con “apendicitis”: “Presenta fuertes dolores en fosa ilíaca derecha y defensas en paredes. Fórmula y recuentos elevados. 16.600 leucocitos. Intervenido mediante raquianestesia, se encuentra el apéndice en malas condiciones, se le extirpa y se le coloca un drenaje de goma. Se da parte de gravedad por peritonitis consecutiva de apendicitis”. Lo firmó el jefe de la clínica primera de cirugía del hospital Militar de Ceuta, el teniente coronel Enrique Ostale González. Los documentos del cementerio también consignaban que la causa de la muerte había sido una “peritonitis inmediata”.

Matías Gimeno Orts, a la izquierda. A la derecha de la imagen, de pie, Juan Bautista García Sales, el soldado muerto. La fotografía fue tomada el día de la jura de bandera, en los cuarteles de Ceuta.- FOTOGRAFÍA CEDIDA POR LA FAMILIA

Obtener esa información le ha costado años. “Si la hemos conseguido es porque dijimos que no teníamos nada suyo y queríamos algún recuerdo, aunque fueran papeles. De lo contrario, no nos la habrían dado. Son militares y tratan de protegerse”, se duele. Vicent habló de las indagaciones con su prima Charo Palau García, hija de Rosario, que conocía a las hijas de Matías Gimeno y le habían revelado la verdad sobre la muerte de su tío. “Era la historia que nos había contado desde siempre nuestro padre y que tanto nos hacía llorar”, recuerdan Carmen y Amparo Gimeno. Ellas les indicaron que Matías “estaba ansioso por contar la verdad y quería irse de este mundo con la conciencia tranquila”. Vicent y Charo se pusieron en contacto con Matías, quien se vació enseguida ante ellos. “Le dijimos que queríamos recuperar sus restos para enterrarlo con sus padres y cerrar la herida. Que queríamos acabar con la versión oficial y feliz de su muerte, porque la verdad es la única manera de hacer justicia”, apunta Vicent.

Matías les firmó una declaración y además accedió a que le grabaran otra en un vídeo “porque el proceso es muy largo y él muy mayor”. A este material han añadido un escrito con la información reunida sobre el caso, en el que reclaman la recuperación de los restos y la reparación de la memoria. La petición va avalada por 50 firmas de familiares directos en nombre de unos 300, entre los cuales están representadas varias ideologías.

“Es la demanda relacionada con la memoria con más peticiones de España”, expone el representante del Grupo de Recuperación de Memoria Histórica de la Fundació Societat i Progrés, Matías Alonso, que ha asumido la asesoría del proceso de Juan Bautista García Sales. Alonso destaca que se trata de “un proceso especial” y “muy difícil” porque no guarda relación con los casos habituales de memoria histórica, en los que hay uno o varios familiares fusilados. “No es el típico caso, pero igual constituye una vía nueva, ya que abre una perspectiva inédita sobre las condiciones en las que los vencidos realizaban el servicio militar en la época. ¿Cuántos casos más ha habido de chavales que murieron en esas condiciones, como consecuencia de odio político, sin que se le entregara el cadáver a la familia?”, se pregunta.

Él lo conceptúa como “un caso frontera”, porque “se trata de soldados que pagaron el pato del odio sin haber tenido ninguna implicación en la guerra”. “Es un terreno desconocido, pero estamos hablando de derechos humanos, de una familia que entregó una persona al Estado y el Estado no garantizó su integridad”, argumenta. Alonso considera que lo apropiado sería enfocarlo por el derecho de la familia a que se sepa la verdad de lo que ocurrió “con la prepotencia e impunidad de oficiales ante la indefensión de soldados que no sabían ni cuáles eran sus derechos”. En ese sentido, sostiene que el cauce apropiado que debe seguir el proceso es a través del Ministerio de Defensa, y no del de Justicia, ya que “el propio Estado está implicado”. Alonso es muy prudente respecto al desenlace del caso, porque pese a ir avalado por “un testimonio de primera magnitud” tiene un complicado encaje con la Ley de Memoria Histórica, aunque destaca que “los familiares no buscan ningún enfrentamiento, sino, si es técnicamente posible, recuperar sus restos”. Con todo, previene que el caso podría zanjarse con “un memorial junto a la fosa”, con “una reparación simbólica”. Sus familiares lo prefieren a la versión manipulada.

OBRES AL CAMÍ DEL BORRIQUILLO


HORTANOTICIAS, 01/02/2011.

L’Ajuntament de Meliana condicionarà  el camí del Borriquillo.. durant un any!No obstant, la inversió finançada per la Conselleria d’Agricultura no deu ser massa important quan la notícia -que amb tota seguretat és una nota de premsa del propi ajuntament – apareix de forma secundària dins d’una altra sobre la cubrició d’una séquia al sector I de Meliana i sense especificar quin és l’import.

El Consistorio obliga al propietario a cubrir una acequia para evitar caídas y malos olores

El Ayuntamiento de Meliana ha requerido al propietario de una acequia situada en el sector I de la población que acometa su entubado y cubrimiento con la finalidad de acabar con los perjuicios, sobre todo por la suciedad, la emanación de olores y el peligro de caídas, que ocasionaba a los vecinos de las calles colindantes Furs y Generalitat.
El propietario ha atendido con diligencia la petición de forma que en la actualidad, tras solicitar la correspondiente licencia, ya se encuentran las obras en ejecución. Según fuentes municipales, la acequia, que supera los 200 metros de longitud, llegaba a alcanzar en algunos tramos los cuatro metros de amplitud.

Obras en el Camí del Borriquillo

El Camí del Borriquillo - en roig- és una via secundària i alternativa al Camí de Meliana - en blau- de comunicacióp entre Roca i Meliana

 

Por otra parte, desde el Consistorio han informado que ya han dado comienzo las obras en el Camí del Borriquillo de Meliana. La actuación pretende acondicionar este camino hasta el barrio de Roca, gracias a una subvención de la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Se trata de importantes actuaciones para mejorar el asfaltado y los accesos a esta zona de huerta. La acequia será canalizada y cubierta en la mayor parte del tramo hasta llegar a Roca. Por otra parte, el pavimento de la calzada será reasfaltado y se construirá una amplia acera de emergencia, con lo que aumentará significativamente la seguridad en la carretera.

Estas obras, tan importantes para los vecinos y agricultores de la población, tienen un plazo de ejecución de un año y están financiadas íntegramente por la Conselleria.

MÉS BIDONS A CLH-ALBUIXEC


De res servix que l’Ajuntament d’Albuixec haja canviat de govern ni que els ajuntaments de Foios i Meliana es queixen, ells continuen ampliant i plantant bidons sense cap pla de seguretat ni res que se li parega.

HORTANOTICIAS, 31/01/2011.

CLH mejora y amplía la capacidad de almacenamiento de la instalación de Albuixech

Camps va anar a inaugurar els nous bidons fa poc de temps... tornarà? que ho faça, si arriba, en la campanya electoral

El Grupo CLH invertirá cerca de 120 millones de euros a lo largo de 2011 para continuar con la ampliación y mejora de las infraestructuras de la compañía, entre ellas de la de Albuixech, dentro de la partida prevista para este último ejercicio en el Plan Estratégico 2007-2011 que supone una inversión total de más de 680 millones de euros.
En concreto, la mayor parte de las inversiones de 2011, más de 78 millones de euros, se destinarán a la ampliación y mejora de las instalaciones de almacenamiento de CLH. La parte más significativa, 26 millones de euros, se empleará en la ampliación de la capacidad de almacenamiento operativo de varias instalaciones, y otros 17,5 millones de euros se dedicarán a mejoras operativas y de seguridad.

Las inversiones dentro de este capítulo también incluyen 22 millones de euros destinados a la construcción de las nuevas instalaciones de Salamanca y Almodóvar del Campo y a la finalización de la nueva instalación de Burgos, y otros 13 millones de euros en inversiones dedicadas a la protección ambiental.

En lo que respecta a la ampliación de la red de transporte, el grupo invertirá 25 millones de euros en la ampliación de su red de oleoductos. De esta cantidad más de 17 millones de euros irán destinados a la construcción del oleoducto de conexión entre la instalación de almacenamiento de Torrejón de Ardoz y el aeropuerto de Barajas, y los 8 millones restantes al desdoblamiento del oleoducto Barcelona-El Prat, a la construcción del nuevo oleoducto Puertollano-Loeches y a otras mejoras operativas e informáticas.